Ante un escenario económico recesivo como el del año 2015, la reacción del sistema financiero fue pro cíclica, es decir, menor colocación de créditos acorde a la disminución de las captaciones del público. A partir del segundo semestre del 2016 se evidencia un punto de inflexión, y las captaciones del sistema financiero se reactivan, haciendo que el crédito se dinamice y las tasas de interés se ajusten. Esta tendencia se acentúa para el ejercicio 2017, en donde tal como se observa en el siguiente gráfico, el total de créditos concedidos por el sistema financiero nacional al cierre del año fue de US$ 23.7 mil millones, es decir, 23.11% más altos que el año 2016.

La Junta de Política y Regulación Monetaria y Financiera mediante la Codificación de Resoluciones Monetarias, Financieras, de Valores y Seguros que incluye las Resoluciones No.043-2015-F, de 5 de marzo de 2015, Resolución No.059-2015-F, de 16 de abril de 2015, y Resolución 154-2015-F, de 25 de noviembre de 2015, expidió las Normas que regulan la segmentación de la cartera de crédito de las entidades del Sistema Financiero Nacional. El financiamiento de cartera automotriz se enmarca dentro del Segmento “Consumo Ordinario”. Con estos antecedentes, el siguiente gráfico revela el comportamiento de los segmentos de crédito que aportan de mayor manera al crecimiento de la cartera bruta del sistema financiero nacional.

Del gráfico se desprende que, si bien el crecimiento de las colocaciones de crédito se atribuye a todos los segmentos de manera general, es el Consumo Ordinario el segmento con un mayor número de créditos aprobados (3.597) lo que revela un mayor dinamismo de esta actividad económica. No obstante, en términos de montos promedios concedidos, el grado de desviación de la media es mínima.

 

 

El incremento de la concesión de créditos al segmento de consumo ordinario ha hecho posible un crecimiento de su participación dentro del total de la cartera bruta del sistema financiero. Al analizar los dos últimos años, se evidencia que este segmento de crédito ha crecido su participación en un 1%, hecho que va de la mano con la reactivación del sector automotriz en la línea de vehículos livianos.

En cuanto al comportamiento de la calidad de la cartera de consumo ordinario, se evidencia una escasa volatilidad en el indicador de morosidad, misma que se ubica en 5.53% a octubre/2017 (información no disponible a diciembre), lo que refleja un segmento de crédito sano.